miércoles, 19 de diciembre de 2007

Los cómplices necesarios de los canallas

Con esto de la internet, el adsl de banda ancha, las cámaras digitales y en definitiva las nuevas tecnologías todo evoluciona que es una barbaridad.

Evolucionan las redes sociales y la comunicación online, donde mucha gente se pone en contacto y se fomentan nuevas formas de relacionarse. Pero como todo en esta vida, cada invento tiene su lado dulce y su lado canalla.

Y claro, surgen nuevas formas de puteo. Una práctica muy habitual es la del ciberputeo de la ex-pareja que, en todo un alarde de imaginación, cuelgan en internet las intimidades gráficas de su antigua media naranja.

La cosa normalmente no va más allá porque, al fin y al cabo, la red está llena de información y se pierde o confunde con toda la demás. Pero cuando la persona ciberputeada tiene cierta popularidad y la prensa se entera, el asunto cambia radicalmente.

En este punto la prensa "convencional" le aplica el foco a la web ciberputeante y se convierte en el cómplice ideal del ciberputeador.

Hoy he visto en la televisión la noticia de que a una deportista, no doy más datos, le han publicado unas fotos íntimas en internet, supuestamente por su ex-novio, y a continuación ponen en el telediario las fotos de la chica tal y como vino al mundo.

Así que recuerda, si te ciberputean chungo, pero si se entera la prensa lo tienes totalmente crudo.

1 comentario:

Effie dijo...

Amén, hermano Peje.