miércoles, 26 de diciembre de 2007

Se necesita ser tontolculo


NUEVA DELHI.- Cientos de personas aguardan en una localidad del centro de la India la resurrección de un sacerdote que se suicidó este sábado tras prometer que volvería a la vida 72 horas después, informó una fuente oficial.


Aquí pueden leer más: El mundo - Un sacerdote indio se suicida tras prometer que resucitará al tercer día, pero el neto es el siguiente párrafo:

Se infló a veneno y se murió. Y ahora otro mogollón de gilipollas están esperando a que resucite.

Toma mal rollo. Ni que decir cabe que ya está seleccionado -y con muchas posibilidades de ganar- para los próximos premios Darwin.

No hay comentarios: