viernes, 18 de enero de 2008

Los límites de la desfachatez

La desfachatez, estúpidamente justificada, no tiene límites.


Idea sobrevenida en ducha matutina.

2 comentarios:

Effie dijo...

No quiero pensar lo que ocurriría si se duchase por la tarde.

Borde dijo...

Es como eso de que la diferencia entre inteligencia y estupidez es que la estupidez no tiene límites.